Termodinámica y la refrigeración por absorción

El estudio de la termodinámica es fundamental en la comprensión de los procesos de refrigeración. La refrigeración por absorción es un ejemplo de ello, ya que se basa en los principios termodinámicos de transferencia de calor y masa. Esta técnica es utilizada en sistemas de refrigeración de gran escala, como en la industria alimentaria, y se diferencia de la refrigeración por compresión en su funcionamiento y eficiencia energética. En este artículo, exploraremos los conceptos básicos de la termodinámica y su relación con la refrigeración por absorción.

¿Cómo funciona la refrigeración por absorción en termodinámica?

La refrigeración por absorción es un proceso termodinámico que utiliza un líquido absorbente para eliminar el calor de un espacio cerrado. El proceso comienza con la adición de calor en la solución absorbente, lo que la hace más volátil y aumenta su presión. Esta solución se vaporiza y se convierte en vapor absorbente, que es comprimido y condensado nuevamente en líquido absorbente. Durante este proceso, se extrae el calor del espacio cerrado, enfriándolo. El líquido absorbente puede ser reutilizado, lo que hace que la refrigeración por absorción sea una alternativa efectiva y sostenible a la refrigeración convencional.

Funcionamiento de la refrigeración por absorción en termodinámica

La refrigeración por absorción es un proceso termodinámico que utiliza una solución absorbente para absorber el calor y enfriar el fluido refrigerante. Se compone de un evaporador, un absorbedor, un generador de vapor y un condensador. El calor se aplica al generador de vapor, lo que permite que el refrigerante se evapore y se convierta en vapor. El vapor se condensa en el condensador y se libera el calor al medio ambiente, lo que produce refrigeración. El absorbedor absorbe el vapor y la solución absorbente se regenera en el generador de vapor. Este proceso utiliza menos energía que la refrigeración por compresión, lo que lo hace más eficiente energéticamente.